pájaro naranja

11.13.2016





Un científico japonés ha diseñado un coche del que en vez de salir humo van saliendo baldosas, un auto que construye caminos. Lo especial de este vehículo es que puede manejarse en el aire, y que su volante solamente funciona manejando de manera geométrica. Así es que últimamente cada día vemos más de esas adorables autopistas poliédricas por el cielo.




En el fondo del mar hay un ombligo del que salen burbujas. 

Los ajolotes blancos van a ese lugar a jugar con sus hijos, cuando les crecen las ramitas en la cabeza. Han construido todo tipo de juegos.



Qupi

Para concebir a Qupi, su mamá se dio a la tarea de recolectar madera del monte que crecía más allá de los arroyos rosados, unos arroyos concéntricos que enmarcaban el paraje, cuyas aguas sabían a frambuesas en la estación de la lluvia. Con paciencia, en la espesura de ese verdor, podían encontrarse ramas muertas de nogal, teka y fresno blanco.

Durante la mañana trabajaba en el telar, y por la tarde, cuando el viento hacía volar a las sábanas tendidas, se sentaba en el taller a trabajar en el cuerpito de Qupi: una cabeza cúbica con un sombrero piramidal, unas manos grandes y fuertes, con cuatro dedos nomás, y una sonrisa de travesura que auguraba correrías entre la huerta de zanahorias y los corrales de las gallinas 

La mamá de Qupi vivía en una casita sobre una loma cubierta de plantas de manzanilla y tréboles. En esa región del país el día transcurría como una balsa arrullada en un lago.

Una vez al año, el viento de la tarde arremolinaba las sábanas de manera peculiar, dándoles formas de caracoles y tiñéndolas de colores improbables. Así que ella aguardó a ese día para sentarse con el cuerpito de Qupi en su regazo. 

El viento entró por el ombligo.

10.21.2014










Hoy

cuando aún la estrella de la mañana
seguía amamantando

desperté y corrí al jardín

entre las hojas del rocío
entre la pompa de los mandarinos

contruí un columpio



ala estela, los sementales, polvo en el horizonte



hoy construí un columpio
perfecto que no se detiene

un columpio eterno


ira


cuelga mi cuello
de las fauces de la ira
llevado hacia mapas subterráneos
y olivares de carbón

muerte lenta del enojo,
en racimos de alaridos sin fragancia


luego el súbito despertar,
paisajes desolados, escombros
el ahogo de agujas, los borbotones coagulados

congos de muerte

la mordida de la ira que me desmembra
yo convulso
yo pedazos
ronco mi baba a ciegas









juga


juga
rim           bom

ban                         te

sol             i                              quean

te


cum      ban
ti      no

per  pe

mucho


son   clan   ten   go










nadacemento

bloquerrecontra




píos 1




hacia finales del invierno
se mueren los pájaros por aquí
entonces hay estos píos que no sé,
una avanzada de los hongos

de tanta lluvia aprendieron a hablar,
me comieron un dedo del pie

nunca vieron un hombre en primavera

cuando sepa dibujarlos los mataré

me siento en la galería que da al vértigo
a escribirte, querido Mauricio,
con algunos de ellos en mis rodillas

hacen así cuando duermen:
como las cicatrices de las estrellas











píos 2




el amor optimista
de los breves píos
se manifiesta los jueves
con desayunos humeantes
ensaladas de flores
pan crujiente
caricias con escamas
y un idioma de cinco palabras

una vez, hasta escuché canciones,
usar calzado, que muerden

y cuidado de no pisarlos









Vidas y muertes de Murraili






1- Equilibrio


Cuando a Murraili le creció su cuarto brazo, se decidió que ya era hora.

Entonces lo llevaron.

Luego de un examen minucioso, y los debidos rituales, le cortaron ambas piernas.










2-


Murraili era tan amigo de los unicornios, que cada vez que llovía con truenos se metía en los establos de las hadas, para dormir con ellos.











3-


Tras varias vidas de persecución, Murraili fue apresado por su enemigo, quien lo encerró desnudo en una cámara de espejos herméticamente sellada. 

Antes de asfixiarse, murió de locura.















4-


Camino a las tierras del monarca Oriens, Murraili se encontró con un gran pájaro naranja alimentándose de los cadáveres de unas ballenas. Éste volteó para mirarlo y lo invitó a compartir el banquete. Murraili comió hasta saciarse, y conversaron hasta que desaparecieron las tres lunas del cielo.

En ese momento un lobo aulló.

Se pusieron en camino, ora Murraili sobre el pájaro naranja, ora el pájaro naranja sobre Murraili. Transcurrieron muchos años, tuvieron hijos, se hicieron viejos, y murieron antes de llegar.









5- Las esposas de Murraili


Tuvo Murraili tres esposas. La primera, la roja, llamada Bélgica, lo hirió de muerte mientras aún el amor era posible.

La segunda, tenaz, graciosa, compañera pero manchada, se llamó Gloria, y le dio una heredera que subió a los cielos en su séptimo cumpleaños, montando un pegaso totalmente amarillo y enredado con guirnaldas de papel.

La tercera vino desde el agua en la noche de los espectros, y trajo cangrejos en sus caderas de hembra anfibia. Murraili cayó dentro de sus ojos y arañó varios años para salir.

Luego simplemente olvidó.












6-


Luego de darle muerte a Oriens y, como consecuencia de su inmenso poder y fama, Murraili le arrebató sus tierras y poseyó su harén.

Algunos artistas lo retrataron en frenesí, saciando sus instintos en las orgías marinas que organizaba en las naves del difunto rey. Además de hembras humanas, ninfas, sirenas encadenadas, anfibias, voladoras y siamesas, varias especies más amuchó en sus festines.

Aullaba enloquecido.










7-

En su siguiente encarnación fue un lobo de montaña, devoto de la carne de antílope y de las batallas fraticidas por las hembras de la manada.


Lo despellejaron sus hermanos cuando, por compasión, intentó proteger a un niño perdido en noche de espectros.











8-


Murraili fue madre.

Agotó sus días en la costura, los guisos, y su colección de botones.













9-

Cierto día llegó hasta la cascada de joyas, en donde nadó y bebió hasta embriagarse. Comió raíces y  brotes frescos y coloridos, dentro de un pozo en donde entraba de cuerpo entero.

Soñó que era inmortal. Dentro de ese sueño vivió toda la eternidad, hasta iluminarse.

Luego despertó.

























PD:


Querida Bélgica:

Este fue el invierno más largo del mundo. Se rompieron todas las copas. Casi nadie vino por los escalones húmedos, a pegarse el musgo y la enseñanza.

Fumando sola, la chimenea de la ermita se disolvió en la espesura.



Tuyo, siempre.




Murraili









6.08.2014

los espías me aburren hasta la médula
y una médula aburrida te paraliza
río frío, y los futuros de las películas son oscuros o tontos


una metralleta, una marabunta, una cosa de las percusiones
que a muchos les da alegría
yo la verdad no la puedo comprender, hay un sentido lisiado


pero escucho atento, en el subsuelo, como llueve en la azotea del edificio.











el osito rumi tenía una particular gracia:

Dicen los que vivieron y escribieron en la aldea del tambor, que, además de ser muy felices alimentándose de la música que cantaban juntos en ronda,

(alimentándose unos a otros de las canciones que se improvisaban según el ánimo de las estaciones),

existió un osito llamado rumi que tenía la particular gracia de poseer una nube propia que le llovía en la cabeza piezas de Tetris.


Los de la aldea vecina, los del silencio,

cuentan otra parte de la historia, que no se canta

dicen acerca de lo que padeció rumi al intentar encajarlas a todas.


Final 1: Termina en el punto anterior.

Final 2: Rumi llegó a lograr acomodar todas las piezas antes de su última respiración. Entre su última pieza y el día de su muerte

vivió eternamente.



una belleza al escribir
pero como un beso filmado desde adentro

y el esqueleto del unicornio








Hacia las aguas de los delfines
dicen glorias
las tardes

solitarios rojos y maracuyá

eso es tanto lo que aprendemos
de la música, el tambor y la calimba.












1.03.2014

.

cuando . llevó el sentimiento a la mínima expresión
expresó su nombre así: .
y cada vez que alguien lo nombraba,
un silencio contemplativo, una comprensión celular,
una omnisciencia poética y las cosas tal cual son

cuando . murió
la belleza no se acabó,
pero nunca tanto se acercó









                                                                                                                                .



música

en el extremo del ala, que es navaja, el aire destripado cantó una canción

cuando toda la bandada se alineó, una sinfonía triangular sonó











¿los insectos a bordo escuchan?
los insectos escuchan

1.02.2014

lux 4-1

ni las palabras ni los sonidos

c
a
er

números                                                    
                                                             
caos aparente, al mirar cerca ingeniería                                                
                                                                                                                          rampas de silencio
para asomarse al después del silencio
                                                          que es sonido con sabor de aurora
unos ojos de quásar
casi por sonreír
y partículas

y aquello que sucede mudo por detrás

nace una tortuga
muere un camello

otra vez una nota espesa
y el jugar de las pequeñas cristales

como si estuviera por amanecer pero eternamente


algo en los espíritus que se alinea


una rotación

para leer despacio
                                                                                   




10.02.2013

Oposición en Corelli










baila mamá tilo

y los pies de la gente se ponen amarillos

-los insomnes duermen-


ooaoo
l
b
e
d
r
í
ooooo


unas casas naranjas

de techo blanco con cielo celeste

son geométricas hay una nube y no llueve


















juga 1



está ahí?

               ...

                       ...

                                      ...


                                             aquí estoy



no salte!            


                                ...

                                            ...

                                                   ... 
                                                                                        
                                                                  e
                                                                    s




                                                                    t 
                                                                    a

                                                                       r


                                                                       d






                                                                          e




                                                                               .








                             
                             




7.06.2013

06/07/2013

paloma herida

con la que juega el viento
como un gato aburrido

¿qué es lo que siente mi alma al verte?













6.26.2013

viento

Hacia donde el viento no calla
se dirige mi alma
va un tanto ansiosa, como hambrienta
de no sé qué delicia.

Y estando en camino, mira en derredor:
bosques de acero y lobos.

La atraviesan unas tijeras,
como zarpazo en la niebla.

Quieta,
recuerda una de las infancias
y entibia.

Aquella que fue madre y ternura
y aquel que sembraba,
y aquel que pintaba en el aire.

Y los lobos y el río.

Todos en algún día del viento callar.

hambre

recuerdo del día, ese hambre de fuego en la noche
pero calma, mi amigo, que ya acuden las guitarras

oración

alborada del espíritu
ese instante poblado y eterno donde puede verse la floración
                                                                                     de las estrellas

cúmulo rosado de sabiduría inacabable
fuente, sabor, alegría y vértigo


paz,


tiempo sin tiempo con hojas de otoño suspendidas
y nacimiento de un caracol,

aleteo de un pichón, último aliento de los murientes
y río a través del fuego improbable de las auroras

colmo del deseo, cima
y abismo del decir

geometría viviente

te adoro, te imploro, te deseo, te extraño

me convierto en un humilde silencio

y aguardo tu beso

12.21.2012

el ojo

mordiéndose la cola
el caimán es un ojo de cuero
en los esteros

y en el estanque recortado
que nace su contorno
apenas sin querer
un camalote florece


noche 2

y yo le pido perdón a la gaviota por no saber cantarla

y me muerdo los dientes por la espesura que es ese anhelo

es que si me invitara a perderme
mis cabezas, una por cada sendero
felices diábolos en fuga
en cada una de las ferias probando fortuna
cada vez más adentro en el bosque
cada vez más casita de obleas y dulces
para engordarme y comerme
mis cabezas solitas, en fila
manzanita en la boca
contentas y absueltas en el horno de lo que sería

ay, la voluntad de cachorro
si me invitara!

gaviota
raíz
campana tañida con espumas
faro bañado de todos los mares
sirena con piernas
cantada
de todas las mañanas

noche 1

escrito en vísperas del último día

sobre el lomo del humedal
que es el paso de los obreros de ojos de plomo
sobre el recuerdo vocifero
y rompo las malas zambas de las ancas de las ranas
para hacerlas chatas
con un silencio de perlas
collar reducido a un punto
en el mismo instante que tus pechos

pero volviendo al plomo:
casi tanto como querer y no poder
o como el pájaro frente a la olvidada puerta abierta
queriendo, pudiendo, y no sabiendo

ese ahogo de espacio
ese blanco infinito
esa cárcel que es el afuera y el futuro sin fronteras


12.11.2012

trigal

como una santa palabra,
remanso de aguas de trigo mecido
por el descanso del niñodios dormido

esta mañana continúa
desde el fondo claro del agua quieta

9.07.2012

.

Sólo la primer poesía que se escribe inmediatamente después de dar con el amor es la única verdadera.

viernes 27/9/12

siento carabelas en mí

algunas mañanas.

y trompetas superpuestas
pero ordenadas

que cantan la gloria
de algún triunfo legendario.

siento la paz del color celeste.

y mi canto retrocede, para sólo escuchar.

8.21.2012

.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
bruto cavernícola no la toco pues no sé hablar, me pongo a llorar
pero no me muevo pues no sé hablar

Los Niños Perdidos

pronunciarte es un movimiento
que estoy apresurado por prescindir

los tilos, los buenos de los tilos
siguen bebiendo mi orín para hacerlo jarabe

durante un patio de años
donde los niños abren dimensiones

son todos mis hijos
víctimas de la profilaxis

una nueva, que es Alba

claro que no la conocés
porque es mía, mía y de la noche
acaso mía y del viento
y de las flores nonatas de los cactos

me tiene acaudalado,
es tan difícil no moverse hacia su patio!

ahora la pintura
y no quiere saber recato
y no para de tragarse los colores

(una lágrima)

jamás me ha tocado
pero he escuchado de boca de ella
las más dulces variaciones de mi nombre

mi jardín y mis canarios

vino el cometa y me preparó el vestido de un modo conveniente.

le dije de todas formas este año no me decidiré.

quiso convencerme de que los inmortales se murieron todos
es bobo así, con el acento de las ballenas viudas.

una biblioteca para él escucha entonces.

todavía me reclaman mi jardín y mis canarios.

carga una promesa desde aquella partida.

cuánta labor.

ay! evolución!


hombre rana

el desmán que provocaste
se mordió la cola
y se rompió


tras


quedó mi cuerpo
apto para la vida


pero con un pero único
y anfibiológico






que el teléfono
maquinalmente será proclive a un hueco

hasta que estemos todos soñados

con el andar del panda
vaciar de pájaros las casas

darle vueltas a tu ombligo
canto de ranas, salvas de savia

medir los astros con los dedos

dormir en mí hasta que estemos todos soñados

18

no tendré mar ni asnos
tendré sólo una mano y las horas






sereno


como el árbol que elige su paso de danza para toda la vida

17

yo que nací para acunar princesas y que morí mordido por una hembra de dragón

desde mi muerte soy golondrinas










sube! viento tonto y amarillo!
la pareja sonriente te espera!


16

e b r i a s   h a d a s   e n   f a m i l i a s   c o m p l e t a s
n a c e n   u n   a b r a z o   a l   s a b i o

a l g u n a s   t í a s   r o j a s   e n   s u s   r e u n i o n e s   a n u a l e s
po r   al l í    m u r m u r a n   s u s   p e r f u m e s

15

un niño

con memoria de meteoro
desde un tobogán

ha hecho un cerco en torno a las hormigas
y las cuenta y se maravilla




la muerte retrocedió quemada por el pan

14

El sol estrellado a través de las hamacas.

La noche como una araña prendida
entre la hamaca y la tierra.

Entre la hamaca y el sol
un niño tienta a su pájaro.

13

a raíz de lo que escribo
surgen indios dorados
en caravana

son de mi memoria de tierra
y noche de lobo
cuando comía raíz de trébol
cuando mi nombre eran todas las cosas

estoy loco de hambre por atraparlos
y pinchar la mariposa borracha a la hoja

se escapa porque no es

como la palabra infinito

Los niños perdidos - 12

poesía blanca
                      mi hijo juega en la arena


y yo, que soy un niño perdido y de ojos claros

le alcanzo un molino
un pastor de ovejas

poesía que blanca un huevo mudo
mi hijo juega a través de un cuadro

Los niños perdidos - 11

un hijo trasotrohijo
como las líneas de pingüinos
hacia el blanco igual al blanco



y todos que ríen y hablan.



y todos que mueren y cantan.






un árbol arrancado caído sobre el pasto en crecimiento y los diálogos mudos que entre ellos se entretejen

Los niños perdidos - 10

el ojo de un dios sobre la vereda
la charla y la ruta al cáliz, desde la primera ebria

alcanza.

no es que yo.

pero los laberintos son mis favoritas vacaciones.

Los niños perdidos - 9

a tí





hembra de cuervo ahogada
te recojo las monedas de oro
que lanzan los querubines que tanto odiaste


y camino pájaro sobre los granos de tus palabras

Los niños perdidos - 8

el grave cisne
muerto
rostro de mil palabras

los pies avanzan, olor a laguna
y crecen como aletas de pez infierno

ahogo expandirme
como las nubes perforadas

Los niños perdidos - 7

desespera la nación
el hombre como una tropa se dirige a los confines del cuerpo
y no hay otoño que le alcance, se siente carbón:

luces,
días vendrán de témpera
donde desayunos toboganes!

pero.
cuándo?

cuando se fueron cuando volverán

a la señal de la dicha daré una vuelta en el aire y quedaré zumbando, suspendido.
la risa me sostendrá.


me haré un castillo
ya que no puedo amarme, sino a princesas
me haré un prado con yerba y polenta
un caballo con pan
con el hocico exacto para nombrarlo Pedro.

Los niños perdidos - 6

sobre el lomo de la gaviota me asomé.

sentía las plumas caricias tomar prestado mi rostro y sanarlo.

el mediodía coronado se proyectaba, y el recorte de la gaviota, amoroso como el centro de un pastel
hacía:

         ronda de bucles fideos de aire coqueteos de espuma mordidas de agua
                                                                                                           pintura de arena

remolón me tapé la nariz de plumas y la gaviota me peinó las cejas.

antes del alba toqué la guitarra, la gaviota me había sanado.

Los niños perdidos - 5


llamo a los hombres
que se reúnan en torno al ombú
llamo a la santa, llamo al gorrión, que se reúnan que es tarde de sol

4.09.2012

chimenea del muelle zig-zag

pesar hacia la espalda del cielo
como pesan ya los días ancianos
y entonces surgir del sueño
con el paso de una oruga estéril:

humo hecho de guirnaldas

4.05.2012

la espera

hasta donde yo sabía

no habías nacido aún

y esa era la razón de tu silencio

pero ahora

que se inclinó la mañana

y acunó tus párpados indecisos

un rumor de abadía en otoño

me bastaría

carola

era un alto en el cielo

                    cuando manaba                             

                                  tobogándose
                       
                                      mientras los cabellos                         
                                                                           del sol        
                                                                                            urdiendo sus batallas


y me decía

fue la dicha, como los juncos

estar presente a la famélica arquitectura
del salto de un gato!

posibilidad
de pulsar la reverberancia
de las manos
de los árboles

respira marina detenida
en el goce del baño de las rocas

gaviota contraviento, y perlada

siguiendo vacía
las posibilidades de la espuma

4.02.2012

horadar

(continuidad de la continuidad de los puentes)

horada la tierra
y reaparece más allá, esquiva

algunos humanos por su lomo conducen vehículos
o caminan

_______________________________________________

se
escapó
un
globo
.
.
.
.
.
.



expresión roja y redonda


desbocado como un niño desnudo
por la panza del día




allá va


nuestra sonrisa más cierta

marcha

arremeten las hormigas

reptan rayan rocas riman

hasta el suelo luego arriba

muchas tropas encaminan

presto pronto se aproximan

marchan riman las hormigas

abundante manta viva

reza rema la cigarra

marabunta que la agarra

cobran bromas con su cara

muerden sacan comen tragan

a llevarla toda a casa

y a comerse su guitarra

continuidad de los puentes

gritar con la letra
lo que la garganta abisma


quisiera partirme
ser al fin esta sed en expansión
liberada y desbocada



entre la llegada de un puente
y el nacer del siguiente
se oculta un puente inverso
conectándolos, acunando raíces

casamentero de sacerdotes
celestino de poetas
sacrificio para la víctima

una única serpiente monolítica
asomando ahora aquí
                                                     luego allá


diosa negra

casi que no
pero vinieron
como gaviotas negras
carroñeras del estiércol de la lobería
en un aletear sanguíneo
la letra
encarnada, afónica
en un atasco de años copiosos
atravesada
como lamento de tortuga mutilada
decirte,
cuánto decirte
que mi ocupación nunca fue el sexo de las ballenas
sino la pintura de los mares
hablarte, querida diosa negra
de los altares que mi madre
te construyó en los días del abrazo
treparte como a una estrella
beberte como una sierra
masticarme los pinos y los duendes
mientras me dejás montarte
a mí, esta letra de polvo,
loba sideral, hembra eterna
dios
es una mujer
y mamá decía que negra

01032012-1

derramado en granos
poseía la garganta y la barriga de la tormenta

avancé terrible, mientras al verme
cerraban los ojos
las llamas

las casas

los hombres



con el tiempo, huidiza
mermó mi túnica esmerilada
por la baba del amor


me quedé en los resquicios

observándote entre las pelusas
y las hormigas episódicas

2.09.2012

07022012-2

Suben una roca con una pierna
y con la otra arraigan, hasta el magma.

Se aferran de las orejas con una mano
y con la otra le acarician el ombligo a la luna.

Sugieren cuanto duerme,
                                                   susurrando
y con un canto vigoroso te llaman
                                                   con carabelas.

Te hacen diosa de madera
y víctima y cómplice
para no volver a ser jamás quienes eran:

todo un pueblo de evasiones
a la medida de tus caderas.