pájaro naranja

2.09.2012

07022012-2

Suben una roca con una pierna
y con la otra arraigan, hasta el magma.

Se aferran de las orejas con una mano
y con la otra le acarician el ombligo a la luna.

Sugieren cuanto duerme,
                                                   susurrando
y con un canto vigoroso te llaman
                                                   con carabelas.

Te hacen diosa de madera
y víctima y cómplice
para no volver a ser jamás quienes eran:

todo un pueblo de evasiones
a la medida de tus caderas.

07022012-1

hoy te vas a llamar cazadora de luces
y entonces las palabras quedaban por el piso,
a partir de la entrada,
sólo mirarte los pasos: no hay lugar para albergarte cuando jugás.

las bocas llenas y por fin el recreo
mordiéndonos las manos para no gritar.


o quizás,
hoy te llames esa pestaña
y el día sea amarillo por eso
y un saludo muy cordial, quedamos al habla

y al acecho, otra vez.

2.07.2012

mantra

arrúllame Madre Oveja

téjeme un sueño para la noche entera

merienda

unos cuantos pájaros
piden mis ojos mudos


la ceremonia perdida de las meriendas


y saber que aquella era la última de todas

2.04.2012

_______________________________________________

esta isla en la que nos amamos no tiene idioma ni correo ni economía
sólo el espacio para el animal jadeante que somos antes de la siesta

_______________________________________________

(ahora el silencio, ahora el silencio, no arras caballito mío, no arras)

_______________________________________________

¿para alimentarme de la alegría de los perros?

¿para la espera ansiosa por mi nombre?

amigo creador
es que hay este agujero innombrable
de la orfandad combatida

y ninguna bandera

y para que aquel descanso,
abrazo de niño

tanto nada, casi llanto

dios es eso en lo que nunca pensar

mar

una vez fui a la flor

y esa vez
a la vez que las gaviotas

caravana

caravana
caravana
caravana

de gentes altas
con túnicas naranjas

desierto van sin camellos ni rostro

tengo cinco años y los veo con espanto

y los amo y pasan

se arriman y me miran

y no tienen voz

ni ojos

se pierden hilera

cada tantos años regresan

dios de los ponis

Aunque quiera ahogar a dios
termino por cantarlo.

Y a veces como un arrullo
hasta moviéndome como crecen las flores
o como sueñan los ponis
en el vientre materno.

03022012-5

la de la visita prohibida, deseosa de sortijas:
¿cuántas veces
el mismo fango de resoplos
y cada vez la misma dureza
y el mismo grito,
sobre todo en los gritos y los ojos abiertos
a ese permiso
derramar
y ese saberte redonda
por lo que dura la mentira?

03022012-4

¿y entonces qué queda del día?

¿una baba repulsa de pies reconcomidos?

no. La incesante
búsqueda de los hoyuelos perdidos
de tu cintura
por el cemento y el monstruo
que duerme roncando los truenos.
                                                           En                        el         silencio
                                                                                       
                                                                                                                                                        te   descubro
                                                                                                                                               



                                                                                                                                  otra vez.

03022012-3

                                      ¿estás ahí?

porque con tanto blanco
no te siento
hazme señales de color
y bailes rituales
amazona de los ombligos
terrestre y querida
que tus sandalias son
lo más real desde el sueñodentrodelsueñodentrodelsueño

03022012-2

hace tanto que no me digo mis hojas
que la savia duele
petrificada en
esputos y manjares y gritos triangulares
que vendrán
y si por aquellos tiempos
me llegas a ver
avisar que cada tanto me invierto
en este reptil los martes interesante

03022012-1

nadie más que yo
hay en este cuarto
y sin embargo
está lleno de presencias
que dicen fuegos
y amarran rayos
me amo (entonces)
no tanto por el fuego o el rayo
sino por ser tan sólo
una multitud de silencios