pájaro naranja

2.09.2012

07022012-2

Suben una roca con una pierna
y con la otra arraigan, hasta el magma.

Se aferran de las orejas con una mano
y con la otra le acarician el ombligo a la luna.

Sugieren cuanto duerme,
                                                   susurrando
y con un canto vigoroso te llaman
                                                   con carabelas.

Te hacen diosa de madera
y víctima y cómplice
para no volver a ser jamás quienes eran:

todo un pueblo de evasiones
a la medida de tus caderas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario