pájaro naranja

12.21.2012

el ojo

mordiéndose la cola
el caimán es un ojo de cuero
en los esteros

y en el estanque recortado
que nace su contorno
apenas sin querer
un camalote florece


noche 2

y yo le pido perdón a la gaviota por no saber cantarla

y me muerdo los dientes por la espesura que es ese anhelo

es que si me invitara a perderme
mis cabezas, una por cada sendero
felices diábolos en fuga
en cada una de las ferias probando fortuna
cada vez más adentro en el bosque
cada vez más casita de obleas y dulces
para engordarme y comerme
mis cabezas solitas, en fila
manzanita en la boca
contentas y absueltas en el horno de lo que sería

ay, la voluntad de cachorro
si me invitara!

gaviota
raíz
campana tañida con espumas
faro bañado de todos los mares
sirena con piernas
cantada
de todas las mañanas

noche 1

escrito en vísperas del último día

sobre el lomo del humedal
que es el paso de los obreros de ojos de plomo
sobre el recuerdo vocifero
y rompo las malas zambas de las ancas de las ranas
para hacerlas chatas
con un silencio de perlas
collar reducido a un punto
en el mismo instante que tus pechos

pero volviendo al plomo:
casi tanto como querer y no poder
o como el pájaro frente a la olvidada puerta abierta
queriendo, pudiendo, y no sabiendo

ese ahogo de espacio
ese blanco infinito
esa cárcel que es el afuera y el futuro sin fronteras


12.11.2012

trigal

como una santa palabra,
remanso de aguas de trigo mecido
por el descanso del niñodios dormido

esta mañana continúa
desde el fondo claro del agua quieta