pájaro naranja

6.26.2013

viento

Hacia donde el viento no calla
se dirige mi alma
va un tanto ansiosa, como hambrienta
de no sé qué delicia.

Y estando en camino, mira en derredor:
bosques de acero y lobos.

La atraviesan unas tijeras,
como zarpazo en la niebla.

Quieta,
recuerda una de las infancias
y entibia.

Aquella que fue madre y ternura
y aquel que sembraba,
y aquel que pintaba en el aire.

Y los lobos y el río.

Todos en algún día del viento callar.

hambre

recuerdo del día, ese hambre de fuego en la noche
pero calma, mi amigo, que ya acuden las guitarras

oración

alborada del espíritu
ese instante poblado y eterno donde puede verse la floración
                                                                                     de las estrellas

cúmulo rosado de sabiduría inacabable
fuente, sabor, alegría y vértigo


paz,


tiempo sin tiempo con hojas de otoño suspendidas
y nacimiento de un caracol,

aleteo de un pichón, último aliento de los murientes
y río a través del fuego improbable de las auroras

colmo del deseo, cima
y abismo del decir

geometría viviente

te adoro, te imploro, te deseo, te extraño

me convierto en un humilde silencio

y aguardo tu beso