pájaro naranja

6.26.2013

viento

Hacia donde el viento no calla
se dirige mi alma
va un tanto ansiosa, como hambrienta
de no sé qué delicia.

Y estando en camino, mira en derredor:
bosques de acero y lobos.

La atraviesan unas tijeras,
como zarpazo en la niebla.

Quieta,
recuerda una de las infancias
y entibia.

Aquella que fue madre y ternura
y aquel que sembraba,
y aquel que pintaba en el aire.

Y los lobos y el río.

Todos en algún día del viento callar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario