pájaro naranja

10.21.2014










Hoy

cuando aún la estrella de la mañana
seguía amamantando

desperté y corrí al jardín

entre las hojas del rocío
entre la pompa de los mandarinos

contruí un columpio



ala estela, los sementales, polvo en el horizonte



hoy construí un columpio
perfecto que no se detiene

un columpio eterno


ira


cuelga mi cuello
de las fauces de la ira
llevado hacia mapas subterráneos
y olivares de carbón

muerte lenta del enojo,
en racimos de alaridos sin fragancia


luego el súbito despertar,
paisajes desolados, escombros
el ahogo de agujas, los borbotones coagulados

congos de muerte

la mordida de la ira que me desmembra
yo convulso
yo pedazos
ronco mi baba a ciegas









juga


juga
rim           bom

ban                         te

sol             i                              quean

te


cum      ban
ti      no

per  pe

mucho


son   clan   ten   go










nadacemento

bloquerrecontra




píos 1




hacia finales del invierno
se mueren los pájaros por aquí
entonces hay estos píos que no sé,
una avanzada de los hongos

de tanta lluvia aprendieron a hablar,
me comieron un dedo del pie

nunca vieron un hombre en primavera

cuando sepa dibujarlos los mataré

me siento en la galería que da al vértigo
a escribirte, querido Mauricio,
con algunos de ellos en mis rodillas

hacen así cuando duermen:
como las cicatrices de las estrellas











píos 2




el amor optimista
de los breves píos
se manifiesta los jueves
con desayunos humeantes
ensaladas de flores
pan crujiente
caricias con escamas
y un idioma de cinco palabras

una vez, hasta escuché canciones,
usar calzado, que muerden

y cuidado de no pisarlos









Vidas y muertes de Murraili






1- Equilibrio


Cuando a Murraili le creció su cuarto brazo, se decidió que ya era hora.

Entonces lo llevaron.

Luego de un examen minucioso, y los debidos rituales, le cortaron ambas piernas.










2-


Murraili era tan amigo de los unicornios, que cada vez que llovía con truenos se metía en los establos de las hadas, para dormir con ellos.











3-


Tras varias vidas de persecución, Murraili fue apresado por su enemigo, quien lo encerró desnudo en una cámara de espejos herméticamente sellada. 

Antes de asfixiarse, murió de locura.















4-


Camino a las tierras del monarca Oriens, Murraili se encontró con un gran pájaro naranja alimentándose de los cadáveres de unas ballenas. Éste volteó para mirarlo y lo invitó a compartir el banquete. Murraili comió hasta saciarse, y conversaron hasta que desaparecieron las tres lunas del cielo.

En ese momento un lobo aulló.

Se pusieron en camino, ora Murraili sobre el pájaro naranja, ora el pájaro naranja sobre Murraili. Transcurrieron muchos años, tuvieron hijos, se hicieron viejos, y murieron antes de llegar.









5- Las esposas de Murraili


Tuvo Murraili tres esposas. La primera, la roja, llamada Bélgica, lo hirió de muerte mientras aún el amor era posible.

La segunda, tenaz, graciosa, compañera pero manchada, se llamó Gloria, y le dio una heredera que subió a los cielos en su séptimo cumpleaños, montando un pegaso totalmente amarillo y enredado con guirnaldas de papel.

La tercera vino desde el agua en la noche de los espectros, y trajo cangrejos en sus caderas de hembra anfibia. Murraili cayó dentro de sus ojos y arañó varios años para salir.

Luego simplemente olvidó.












6-


Luego de darle muerte a Oriens y, como consecuencia de su inmenso poder y fama, Murraili le arrebató sus tierras y poseyó su harén.

Algunos artistas lo retrataron en frenesí, saciando sus instintos en las orgías marinas que organizaba en las naves del difunto rey. Además de hembras humanas, ninfas, sirenas encadenadas, anfibias, voladoras y siamesas, varias especies más amuchó en sus festines.

Aullaba enloquecido.










7-

En su siguiente encarnación fue un lobo de montaña, devoto de la carne de antílope y de las batallas fraticidas por las hembras de la manada.


Lo despellejaron sus hermanos cuando, por compasión, intentó proteger a un niño perdido en noche de espectros.











8-


Murraili fue madre.

Agotó sus días en la costura, los guisos, y su colección de botones.













9-

Cierto día llegó hasta la cascada de joyas, en donde nadó y bebió hasta embriagarse. Comió raíces y  brotes frescos y coloridos, dentro de un pozo en donde entraba de cuerpo entero.

Soñó que era inmortal. Dentro de ese sueño vivió toda la eternidad, hasta iluminarse.

Luego despertó.

























PD:


Querida Bélgica:

Este fue el invierno más largo del mundo. Se rompieron todas las copas. Casi nadie vino por los escalones húmedos, a pegarse el musgo y la enseñanza.

Fumando sola, la chimenea de la ermita se disolvió en la espesura.



Tuyo, siempre.




Murraili









6.08.2014

los espías me aburren hasta la médula
y una médula aburrida te paraliza
río frío, y los futuros de las películas son oscuros o tontos


una metralleta, una marabunta, una cosa de las percusiones
que a muchos les da alegría
yo la verdad no la puedo comprender, hay un sentido lisiado


pero escucho atento, en el subsuelo, como llueve en la azotea del edificio.











el osito rumi tenía una particular gracia:

Dicen los que vivieron y escribieron en la aldea del tambor, que, además de ser muy felices alimentándose de la música que cantaban juntos en ronda,

(alimentándose unos a otros de las canciones que se improvisaban según el ánimo de las estaciones),

existió un osito llamado rumi que tenía la particular gracia de poseer una nube propia que le llovía en la cabeza piezas de Tetris.


Los de la aldea vecina, los del silencio,

cuentan otra parte de la historia, que no se canta

dicen acerca de lo que padeció rumi al intentar encajarlas a todas.


Final 1: Termina en el punto anterior.

Final 2: Rumi llegó a lograr acomodar todas las piezas antes de su última respiración. Entre su última pieza y el día de su muerte

vivió eternamente.



una belleza al escribir
pero como un beso filmado desde adentro

y el esqueleto del unicornio








Hacia las aguas de los delfines
dicen glorias
las tardes

solitarios rojos y maracuyá

eso es tanto lo que aprendemos
de la música, el tambor y la calimba.












1.03.2014

.

cuando . llevó el sentimiento a la mínima expresión
expresó su nombre así: .
y cada vez que alguien lo nombraba,
un silencio contemplativo, una comprensión celular,
una omnisciencia poética y las cosas tal cual son

cuando . murió
la belleza no se acabó,
pero nunca tanto se acercó









                                                                                                                                .



música

en el extremo del ala, que es navaja, el aire destripado cantó una canción

cuando toda la bandada se alineó, una sinfonía triangular sonó











¿los insectos a bordo escuchan?
los insectos escuchan

1.02.2014

lux 4-1

ni las palabras ni los sonidos

c
a
er

números                                                    
                                                             
caos aparente, al mirar cerca ingeniería                                                
                                                                                                                          rampas de silencio
para asomarse al después del silencio
                                                          que es sonido con sabor de aurora
unos ojos de quásar
casi por sonreír
y partículas

y aquello que sucede mudo por detrás

nace una tortuga
muere un camello

otra vez una nota espesa
y el jugar de las pequeñas cristales

como si estuviera por amanecer pero eternamente


algo en los espíritus que se alinea


una rotación

para leer despacio